Sunday 23rd July 2017,
Pick N Rock

Crónica de Quique González en Ciudad Real (19 Abril 2013)

Crónica de Quique González en Ciudad Real (19 Abril 2013)

Fotos: Víctor Mohedano
Texto: Antonio Manuel Benítez



Con un atrezzo lleno de jaulas y tigres saltaba a la palestra Quique González, acompañado de una nueva banda formada por componentes de Señor Mostaza, Chivo Chivato, La cabra Mecánica o Fito & Fitipaldis y con la sorprendente vuelta de Eduardo Ortega, que ya formó parte de los Taxi Drivers.

Arrancaba el concierto de forma sencilla y sobria, ni un buenas noches, ni una introducción, una tímida reverencia y comenzaron a sonar los primeros compases de “La Fábrica”, segundo corte de su espléndido último LP. La banda sonaba muy conjuntada a pesar de ser su primera gira juntos, los temas de su último plástico iban cayendo uno tras otro, y hasta nos sorprendía al llegar “Dónde está el dinero” con Quique enfundado en una Gibson SG como si de un Angus Young madrileño se tratara.
“Viejos capos” sonó de maravilla y nos daba paso a “39 grados” de su segunda obra “Salitre 48″ con un nuevo estracto, muy enérgico y rabioso, Quique nos mostraba su lado mas rockero.
“Dallas-Memphis” y “Cuando estés en vena” nos devolvía al sonido folk-rock al que nos tiene acostumbrado últimamente. Según veíamos, el grueso del repertorio se basaba en sus dos últimos trabajos, que en el plano de las cifras de ventas han sido los mas exitosos, y así cayeron tambien “Su día libre” y “La luna debajo del brazo”.

No faltó el recuerdo a su amigo Enrique Urquijo interpretando “Aunque tú no lo sepas” solo con guitarra y voz, muy emocionante.
La banda se gustaba, Quique sonreía, y aunque no hablaba mucho se le notaba cómodo y contento. Así fue como cayeron los pesos pesados de su discografía “Vidas cruzadas”, “Me agarraste”, “Pájaros mojados” y “Salitre” con un pequeño guiño a El último de la fila y su “insurrección”. Sorprende que no nos obsequiaran con ninguna canción de su septimo disco “Avería y redención” que aunque en mi opinión es su trabajo eminentemente más flojo, sí que hubiera estado bien escuchar alguna canción.
La audiencia ya estaba emocionada, muy entregada a las canciones y así fue como llegó, para cerrar el show, “Y los conserjes de noche”. Muy propia para ello.

Compartir es vivir!

Leave A Response